Mina Romana Del Barranco Del Arteal Y Las Simas

 

Andando por Sierra Almagrera a menudo se encuentran pozos, escoriales y galerías que no encajan en la morfología minera del siglo XIX, lo cual nos lleva a pensar que la minería en la sierra comenzó hace mucho tiempo.
En el Barranco de la Torre hay una galería con dos pozos interiores, en la demarcación de la mina Republica Romana. En el Barranco Pinalbo, hay pozos de muy poco diámetro para ser de cualquier explotación del  siglo XIX así como un  inicio de trancada. Hay reseñas escritas por Pascual Madoz en 1845, que en sus escritos sobre Almagrera en varios puntos del Barranco del Jaroso y en la mina de las Animas se habían tropezado con labores muy antiguas, además de Madoz el arquitecto e ingeniero de minas  Antonio Falces Yesares en una descripción de la sierra, ambos dan la descripción de una estupenda mina encontrada en el Barranco del Arteal que fue una gran explotación romana, que presentaba un buen estado de conservación y unas dimensiones bastante considerables las cuales voy a resumir a continuación.
En la descripción de Falces Yesares relata como accedió a través de varias minas a una explotación antigua situada en el Barranco del Frances, Barranco de la Sima y del Arteal desde el cual se accede. A varias labores encontradas en los trabajos de las minas de estas zonas.
“La minería de Sierra Almagrera se remonta a la época de los Romanos. Así lo atestiguan los vestigios de aquel tiempo, habiéndose encontrado en el barranco del Arteal una gran galería romana de piso horizontal y de grandes di­mensiones que parte desde. Dicho barranco hasta llegar al gran pozo llamado de la Si­ma, pozon de Zurgena y Sotarraes, que tiene grandes dimensiones así como la galería cuyo trayecto, recorrido por mi levantando plano, tuvo sobre 700m, no pude seguir porque estaba atorada de escombros pero todavía distaba bastante del citado pozo de la sima. Es una magnifica excavación y sobre ella desde la entrada hay otra galería  de casi iguales dimensiones divididas por el lecho de la de abajo ó piso de arriba para conducir la ventilación á las labores. Ambas tienen el techo plano o cielo raso. De trecho en trecho y á distancias iguales a la altura del alcance de un hombre, hay abiertos en los hastíales unos senos, donde colocaban las candilejas con que se alumbraban, de las que se han encontrado algunas, que eran de barro. También se han encontrado candiles, ánforas pequeñas y alguna que otra moneda, todo de carácter romano muy marca­do. En el curso de esta galería se encontró un espacio que debió ser cuadra pues te­nia unas divisiones como pesebres con los remates de madera, y en el suelo había unos montoncitos cónicos, que debieron ser las deposiciones de las bestias. Todo ello estaba convertido en polvo y así fue que desapareció en cuanto se le tocó. Los que entraron primero eran gentes ignorantes y lo hicieron á manera de conquistadores, destruyendo cuanto se encontraban a su paso.
Después la Sociedad moderna, dueña de aquella pertenencia, la dio a partido, cuyo único ob­jeto fue tener ó sacar utilidades, con que costear sus gastos. Así es que primero de­satoraron algunos puntos y no sacando producto, volvieron a atorar la gran galería dejándola de reducidas dimensiones, las me­ramente precisas para pasar con Trabajo. Todo se desfiguró mucho desapareció y esa galería, que hubiera podido ser un recuerdo histórico de observación.
En el trayecto se habían cortado varias ramificaciones metalíferas, trasversales al eje de la galería, pe­ro de escasa potencia y poca riqueza, que los Romanos no explotaron sin duda por esas causas. Los romanos hacían sus labores con la mayor regularidad, orden y perfección, aun cuando las excavaciones fuesen pequeñas. En otras observaciones que tengo he­chas en las minas colindantes “Casa de las Vacas, Arrojo y S. Ramón” he visto que los Romanos solo llegaron y no pasaron de la zona aguada, lo que prueba que no conocían los medios de desaguar y si los conocían, no los adoptaron.
En otros barrancos, tales como el Francés, se han encontrado vestigios del tiempo de los Romanos, como fragmentos de edificios, candilejas, y escorias de fundición, las que también existen en las orillas de la rambla de Muleria frente a dicho barranco y en otros puntos.
Con esto creo dejar probado que Sierra Almagrera tuvo trabajos de minas en la época de los Romanos.” Terminando aquí el texto de Falces Yesares.
Como ya he apuntado anteriormente, existe otra descripción de Pascual Madoz que se refiere a la misma mina la cual relata en sus escritos hechos  en 1845, lo siguiente:” Entre las innumerables excavaciones antiguas inmensos vaciaderos que frecuentemente se descubren en la sierra son notables los de los sitios llamados Barranco Pinalbo y del Francés que demuestran lo mucho que allí se trabajó, especialmente en tiempo de los romanos, a que se refieren las monedas y candiles encontrados en ellos y en los inmensos escóriales esparcidos por aquellas inmediaciones viniendo estos efectos á demostrar lo que se lee en los escritos de Plinio y de otros autores antiguos acerca de las grandes riquezas que los romanos extraían de las entrañas de, la tierra en el suelo de nuestra península. Entre otros objetos curiosos encontrados en excavaciones, se halló una figura de cobre de siete pulgadas de altura, perfectamente modelada del Hércules de Farnesio, sobre todo, la antigua mina de la Sima, situada en el punto que comprende el barranco del mismo nombre, la majada del Aire y la rambla del Arteal, es uno de los vestigios mas notables de explotaciones encontrados en sierra Almagrera. Se entra a dicha mina por un espacioso socavón ó galería horizontal, cuya boca esta al NO. de la sierra en la mencionada rambla del Arteal, sigue en dirección S. 40° E.  Atravesando las demarcaciones modernas nombradas Virgen del Pilar, Por si acaso, y Nuestra Señora de Nieva,  y a las 412 varas de longitud se comunica con el pozo de San Ramón de Goña (de la mina la Recompensa) que sale a la superfi­cie con 116 varas ( 96m ) de altura. El citado socavón, que es digno de observarse por sus dimensiones de 3 1/2 varas ( 2.9m ) de alto y 2 ( 1.65m) de ancho, por la esmerada igualdad del corte de sus paredes y cielo y por la línea de pequeños nichos que tiene a lo largo de todo el hastial derecho, sin duda para colocar en ellos las lámparas o candiles con que se alumbraban en aquella épo­ca los trabajadores, continua todavía en la longitud de otras 40 varas (33.1m), subdividiéndose después en diferentes galerías, una de las cuales está llena en sus dos orillas de excrementos humanos que conservan perfectamente la forma, presentando una sus­tancia seca muy ligera y bastante consistente. Otra de las galerías sigue la marcha de un filón, que sin duda fue el principal que disfrutaron, cuya dirección es aproximadamente N 18º O su Inclinación de 60º á 65º E. y su potencia variable de 1 á 1/2 vara (82cm a 41cm). Se sigue esta galería de disfrute caminando sobre escombros y bocas de pozos inclinados que denotan haber continuado las labores á una profundidad mayor. En algunos puntos se encuentran empalizadas y otras fortificaciones defectuosas y de poca importancia hechas con maderas, de pequeñas dimensiones, de los arbustos llamados artos ó espinos, carrascas, etc. Esta galería se prolonga sobre el mismo filón como unas 800 varas (662.4m) hasta el pozo de la Sima, que es circular, de más de 3 varas (2.5m) de diámetro y 206 (170.5m) de profundidad. Las excavaciones sobre el filón continúan hacia el S. hasta una distancia que no se conoce aun por hallarse rellenas de escombros, lo mismo que sucede en profundidad. De los pocos hundimientos que allí se advierten, el más considerable está no lejos de la entrada, o sea en el primer tercio del socavón, donde se desplomó el pequeño intermedio que le dividía de una galería irregular que caminaba sobre él. En varios puntos del filón explotado, se ven llaves que solo presentan oxido de hierro sulfato de barita, con muy escasas pintas de mineral argentífero, bastante análogo al del Jaroso, y se conoce que dichas llaves se dejaron mas bien por estériles que para servir de fortificación. En la pendiente del criadero y entre las zafras allí depositadas, salen algunos pedazos pequeños de galena acerada muy argentífera. Hay una galería sumamente inclinada, que va desde el barranco de la Sima á desembocar la mitad del pozo de los Cuatro Mudos. Entre los escombros de las excavaciones se han encontrado algunos huesos humanos, uten­silios, herramientas, candiles romanos de barro, una especie de sandalias ó calzado grosero de esparto,  y en un pequeño nicho en la galería de los excrementos una moneda en mediano bronce del reinado del emperador Crispo (Cayo Flavio Julio Crispo fue nombrado cesar el 1 de Marzo del año 317 DC) Conserva esta moneda el ingeniero 2º, profesor de labores de minas D. Ramón Pellico. La cual prueba has­ta cierto punto las noticias históricas que atribuyen principal­mente a los romanos el beneficio de las inmensas riquezas metálicas que tanta celebridad dieron entonces a nuestro suelo.

Plano De La Mina Romana

 

Recientemente  hemos recorrido la mina y permanece accesible  400 m, el primer tramo de 130 m está bastante tocado por labores mineras del  siglo XIX y presenta unas dimensiones de 3m de alto por 2m de ancho como promedio y en puntos donde  encontramos unas labores superiores se superan los 4m como se aprecia en el plano de la mina es atravesada por un pozo de minería moderna , posteriormente pasamos por un paso estrecho a una sala que está semienterrada donde confluyen unas galerías superiores y otras laterales.

Posteriormente continuamos por una galería que en su primer tramo está casi enterrada por entrada y arrastres de agua de otras galerías superiores y pasamos al socavón principal de la mina continuamos por este en el que se pueden observar que hay trozos de galería intactos a pesar de las explotaciones  del siglo XIX en toda esa zona, se pueden observar que hay un sistema de dos galerías superpuestas y excavadas independientemente y con una separación de techo a suelo de unos 30cm , en un buen tramo se ha desplomado una sobre la otra pero ha quedado transitable, a lo largo de todo este trayecto se puede ver infinidad de galerías de menor tamaño que están enterradas de escombros y que van a buscar los filones de mineral argentífero.

Después pasamos al último tramo en donde la galería principal continua al interior de la sierra y es el menos tocado por labores modernas, permanece casi intacto en el cual se puede ver el perfecto corte que le dieron a la roca y los nichos del lado derecho donde se colocaban las lámparas de aceite, la galería se va estrechando por enterramiento y en el punto donde ya no podemos continuar encontramos una pequeña sala y un pozo que baja a labores más profundas y al fondo de la galería principal una pedriza que cierra el paso y que se encuentra en las labores de la concesión minera de la mina Recompensa.

En esta mina se encontró una moneda como se reseña anteriormente ( un crispo ) del emperador romano Crispus del año 315 DC, pero viendo la actividad , la cantidad de trabajo y escombreras del exterior las labores debieron de empezar muchos años antes y seguramente nos encontremos ante la mina más grande y antigua del Sureste español no ha sido excavada nunca y que quizás pueda tener un origen cartaginés, no olvidemos que a unos tres kilómetros están los hipogeos púnicos de Villaricos donde se encontraba la antigua Baria que posteriormente fue ocupada por los romanos. Desde luego esta obra llama la atención por varias cosas, la mina arranca en una zona de tierras laguenas no metálicas y entra en dirección noreste en un trazo perfectamente rectilíneo hacia la parte de filones más rica del Barranco del Francés, la zona de la mina Recompensa y Ramo de Flores dejándo todos los filones en esa parte, en la zona seca de la sierra, agotado. La galería no tiene en todo el tramo que hemos andado ni un solo puntal ni refuerzo y no presenta más derrumbamiento aparte del de las dos galerías superpuestas en el que se ha derrumbado el suelo de la superior sobre la de abajo y tiene unos 1700 años. La forma perfecta del corte de las paredes de roca. Una obra que se debería de preservar  por el gran valor histórico que tiene y que al que la visita no lo deja indiferente.

 

Visita La Mina Romana

 

 

 

Sobre NosotrosTerminos De Uso ProductosContacto

E_mail De Contacto